Loading...

domingo, 28 de septiembre de 2008

La Universal Band, un grupo de papiiitos, uno más lindo que el otro, cantando una canción verdaderamente luminosa: "Pídele a Dios". ¡Cuánta belleza, externa e interna!!!!!!!!!!!!!!


viernes, 26 de septiembre de 2008

divaguemos?...

Y nos verán cruzando el océano, a vos, desde las alturas de un nombre hecho a golpes de talento, tenacidad y trabajo. A mí, desde el llano de versos secretos que ocupan cientos de carpetas que casi nadie lee, desde las paredes de mi oficina atiborradas de cuadros que pocos conocen. Así, "la anónima" (como se llama un supermercado que queda a dos cuadras de casa, jaja), y este señor del nombre (hecho a golpes de talento, etecé etecé) surcarán el Atlántico, por surcar algo, porque también pueden, por ejemplo, surcar el puente que une sus miradas cada tantos meses, en lugares también llenos de gente, donde nadie se da cuenta que nosotros nos damos cuenta de que no existe nadie más que vos y yo...surcarán el océano, decía, esto es, uno de los dos surcará, no importa cuál, para arriba o para abajo, según sea el caso, y se encontrarán de nuevo con los ojos del otrof ijos en su mirada.

Y entonces sonreirán el cielo y el suelo. Sonreirán laTierra y Alfa del Centauro. Sonreirán el Alfa y el Omega, que nadie sabe muy bien lo que es, pero que suena bárbaro...algo así como el Principio y el Fin. Entonces, con todas esas sonrisas desparramadas por ahí, tu voz, tu querida voz, tu voz atesorada en mis oídos por años, dirá algo. Algo dirigido a mí. No importa si es simplemente "hola".
Y la historia subirá una vuelta en su espiral.

martes, 23 de septiembre de 2008

un relato

Cuando la historia comenzó, sólo se vislumbraba el destello de una luz en un sueño. Una luz que hablaba y decía las palabras más conmovedoras que se hubieran escuchado jamás. Todo lo demás era bruma.

Fueron pasando los meses. La confusión aumentaba, la lista de personajes crecía. El caos estaba cada vez más cerca.
Después de la explosión, hubo que juntar las astillas y terminar de barrer bien la mente. Esto llevó años, largos años en que los pasillos de la mente se resistieron a la escoba, inventando rincones donde había habido rectas, recovecos donde estaba antes plano.
Y así, entre enseres de limpieza mental, barriendo una a una las telarañas de la mente mezcladas con escombros, por esos avatares de la vida, un día, quizás uno en que la limpieza había sido más esmerada que otros, asomó un sonido. O, mejor dicho, dos. Lup-dup. Era un órgano recóndito hasta entonces; donde la mente reina no suele haber espacio para ruidos más puros. Era...el corazón.
Y ese corazón estaba habitado. Lo habitaba una luz intensa, que al menor descuido de las telarañas mentales mostraba su brillo.
Así fueron recorriendo, con una paciencia de años, el acercamiento. La "casa" de los órganos, y el corazón, claro. A veces la luz se intensificaba. Otras, se alejaba abruptamente. Otras más, parecía estar jugando: se escondía.
Hasta que un día, después de muchísimas idas y vueltas, de amagues y recules (jeje), la luz fue empezando a mostrar una forma: la forma de una cara; un color: el color de una mirada; un par de brazos; una voz, la más querida de las voces.

Entonces, el Universo adquirió sentido. Y el Amor fue.
(el Amor Es)

domingo, 21 de septiembre de 2008

nosotros, por Galeano

Aquí
necesito escribir una genialidad más de mi adorado Eduardo Galeano (no me falles, Eduardito: viví para siempre, escribí siempre...).
Porque me reflejó como en el más fiel de los espejos.
Porque ese espejo no está en un parque de diversiones, sino en la profundidad del alma de la gente que tiene alma.
Porque no deforma. Porque íntimamente nos conoce, mi dulce, dulce, dulce estalactita.
Tu estalagmita, siempre.

Acá va:

Las estalactitas cuelgan del techo. Las estalagmitas crecen desde el suelo.
Todas son frágiles cristales, nacidos de la transpiración de la roca, en lo hondo de las cavernas que el agua y el tiempo han excavado en las montañas.
Las estalactitas y las estalagmitas llevan miles de años buscándose en la oscuridad, gota tras gota, unas bajando, otras subiendo.
Algunas demoran un millón de años en tocarse.
Apuro, no tienen.

jueves, 18 de septiembre de 2008

MI SOL:

Por si incursionás por aquí...Podrás leer en mi página el nombre de muchos señores, famosos y de los otros, con loas diversas a sus versos, a su espíritu, o a otras cosas. Pero que te quede CLARO de una vez (casi lo pongo en otro idioma...) para siempre: como dice la canción, nothing compares to you.
Estuvimos unidos, de alguna forma, durante toda la tarde, a través de la compu, y ya no dudo más. Ya no.
vezoz mil

miércoles, 17 de septiembre de 2008

"silviando" a la puerta de la primavera

Les pido que me disculpen. Es que estoy muy distraída, no sé qué me pasa, me agarró la primavera, me parece.

Han pasado cinco días desde la última entrada, y recién me doy cuenta.
En este momento, por ejemplo, estoy escuchando al mágico Silvio Rodríguez, parte de un video que acabo de minimizar para poder abrir esta ventana y escribir.
No se puede creer la sensación que representa en el alma oír "la luna, la culpable, la viajera, la luna de una muerta primavera" (hablando de Roma...grande, maestro!), mientras se intenta ilar algo coherente.
Ahora viene "Canción de amor y de guerra", y mientras una gaviota pasa por el firmamento, ese vals del equilibrio, esa llamada en el hombro, esa blancura, ese delirio, yo le rezo a San Silvio Apóstol del Verso que nunca, nunca, ni aunque se jubile el año que viene, nuncanuncanunca, deje de soñar en verso y de regalárselo al Universo.
Ya ven, esta entrada, casi, la escribió él...¡Qué lujo!

sábado, 13 de septiembre de 2008

reflexiones en sábado

Ey! Tanto tiempo!
Esta semana estuve Mati-ando casi de cabo a rabo...hasta que anoche el nenito partió para Capilla del Monte, a hacer el curso de EMFBallancing...
Pasábamos juntos desde las cuatro de la tarde hasta la una de la mañana...Esa es la ventaja de no tener horarios fijos, de tener ocupaciones volátiles, de hacer lo que a una se le canta; claro, no falta el amargado con horario de oficina que le grite a una (o a otro, porque a Matías también se lo gritan, jaja): "Andá a laburáaaa..."
Es muchísimo más lo que Matías está haciendo, de casa en casa, charlando con uno y con otro, vertiendo luz sobre la oscuridad, sin cobrar un mango, de lo que hace un asalariado promedio laburnado ocho horas diarias. Pero claro, esta sociedad ciega donde tanto tienes tanto vales, te mide como potencial cliente, en función del mercado, y nunca por lo que aportás a la sociedad.
¡Qué escandaloso resultaría, para la mentalidad de hoy, un tipo como Jesús, que iba a charlar adonde lo invitaban, regando un milagrito por aquí, otro por allá, y comía lo que le convidaban, y dormía donde se lo permitían! Qué enorme confusión anida en el hombre post-moderno!...¿Alguno se preguntará, alguna vez, aunque sea por error, todavía, "quién soy"? "adónde voy?" "para qué estoy aquí?" Mmmmm...

sábado, 6 de septiembre de 2008

de fugas y otras yerbas

Me veías huir del paraíso; una huida estudiada, un final sin después. Y lloraba en la puerta del cielo, como pidiendo a gritos no me encierren otra vez.

Me veías salir de los palacios, zapatos en la mano, y en un hilo la voz. Correr enloquecida, entrar en la casita, y agitar un caldero para el guiso de hoy.
Me veías huir de los salones donde la sociedad amasaba la fiesta principal. Descubrías un enano pisando mis talones, que quería ir a la plaza a jugar al carnaval.
Me veías escapar de los cuarteles, después de la visita a algún novio conscripto, jurando en esloveno que ni aunque fuera otra volvería a pisar la casa del milico.
Me veías rajar de las pasiones, por siempre sopesando alguna razón más.
Y me viste rajar, definitiva, en busca de tus brazos, entre el aire y el mar.

jueves, 4 de septiembre de 2008

día de poema

Descolgar de las nubes y las barras de hielo

delfines de diseño, patos sin corazón.
Y mecerse en la nave de los sueños baratos,
junto a mi musa un rato, y un rato junto a vos.
Encontrar cocodrilos rojos como el pecado
capital de la risa, capital del dolor,
y esconderse sin pausa bajo la Mona Lisa,
a suturarle un clavo al muñón de esa flor.
Encandilar batracios en el filo del jueves,
como si fuera viernes, ni santo, ni peor;
extraviar manicomios detrás de los burdeles
donde pastan sirenas con esclavos de amor.
Enroscar marimoñas en las uñas del viento;
procurar un anzuelo que te pesque la voz;
llevarla en un pañuelo, hasta esparcirla lejos,
desnuda, y anunciándonos ese tiempo mejor.

martes, 2 de septiembre de 2008