Loading...

domingo, 28 de febrero de 2010

escuchando al Joaco

El elfante está ciego,
me lo ha batido Joaquín,
mientras yo mezclo los huevos
de esta tortilla de acero
que cocino para mí.
Y sigue Joaquín diciendo
algo raro: el hombre bala
se perdió por la ventana
al querer sobresalir.
Pero si sirven vinagre
en la cena de esta noche
lo dejo, y que le aproveche
a todo el que sea cobarde:
prefiero a mi pequeñín.
Que no miente cuando canta
ni dice verdades bobas
cuando jura lo que quiere
que jure, un juez trasnochado;
que sabe más de pecados
que de justicia divina.
¡Era hora de que diera
gusto genuino ser mina,
si es la del lápiz que empuña
el mago del trampolín,
a la hora de hacer versos
con papelitos que trae,
presos, en su botiquín,
de enfermero del planeta!.
Y hasta da orgullo ser tieta
de portentos ilegales
nacidas pa'ser artistas
mientras juegan a curar.
Así, vale asegurar
que quiero una vuelta más
de este gûisqui de los dioses,
que inauguré dando coces
a las estrellas lejanas.
Mostró la televisión
la sarta de obscenidades
que hacía yo, sentada sola,
y abrigada hasta los huesos,
al mirar televisión.
Visca el orfanato ingrato
que albergó mi adolescencia,
y visca la comparencia
de todos los animales.
Ustedes no se molesten,
pues no fueron invitados.
Espíen tranquilos, nomás,
que desde acá registramos
las caras de pelotudos
que ponen cuando se creen
que me tienen en sus manos...

miércoles, 24 de febrero de 2010

canción de dos

Después de todo estamos vivos,

más vivos cada vez.

Con hambre de justicia

y mucha, mucha sed.

Cruzando el horizonte,

cantándonos los cuentos.

Cantamos con las tripas


el son del corazón.

Estamos vivos, nuevos,

nuevos en cada aliento,

que no nos suprimieron

los garantes del miedo.

Vivos. Vivos y ciertos,

felices, irredentos.

Sin verguenza ninguna

de cicatriz ni hielos.

Y mientras se despierta

nuestra canción de dos,

que abre los ojos siempre,

diez veces por segundo,

el latido del mundo

latiendo en nuestro pecho

desparrama aleluyas

por nuestros ojos nuevos.

viernes, 19 de febrero de 2010

jueves, 18 de febrero de 2010

miércoles, 17 de febrero de 2010

lunes, 15 de febrero de 2010

miércoles, 10 de febrero de 2010

martes, 9 de febrero de 2010

EL GERMEN

Yo acunaba el germen de la paz.
Florecían las guerras en mi entorno.
No había amigos sinceros, no había amor.
La peste invadiendo el territorio.

Yo acunaba el germen de la paz.
Se sucedían noticias de violencia.
Tenebroso era mirar atrás.
El futuro brillaba entre la niebla.

Yo acunaba el germen de la paz
cuando alguien puso guerra en mi cabeza.
Pero llegaste vos, en el día justo,
el momento oportuno. Tenía la puerta abierta.

Dijiste "Paz serás. Florece, niña".
Y puesta a florecer tomé tu mano.
Florezcamos, amor. Que ya no reste
ni el más mísero pan para gusanos.

domingo, 7 de febrero de 2010

jueves, 4 de febrero de 2010