Loading...

viernes, 30 de abril de 2010

relato de un día cualquiera

Una tarde radiante en Casilda, con mucha paz y una charla tranquila. Algún viento lejano que sopla sin mover ni una hoja de parra.

Dalias, zinnias, y alguna otra flor que recuerdo en mi infancia temprana.
Un jardín repleto de plantas aromáticas y yuyitos p'al amor, o, lo que es lo mismo, esas cosas extrañas que algunos prefieren agregarle a los mates; yo no.
Una mina que vale kilates de cuanta piedra preciosa existiere: la mamá de mis soles, vibrantes, mis benditas sobrinas mayores.
Un corazón que a pesar de los mil puchos ni siquiera llega a la taquicardia.
La verdad de poder encontrarse andando sólo un poco más que una míseras cuadras.

jueves, 29 de abril de 2010

pasaba por aquí

Está fea la cosa, me parece.
Huele a guerra el paso por las calles.
Se disfraza de sabio el delincuente.
Se escuda con limpieza el enmugrante.
Se tacha de enemigo al disidente.
Se apostrofa de tonto al pacifista.
Se abjura de la paz tan prometida.
Se cuecen cosas raras en las ollas.
Se canta un optimismo peligroso,
que pasa por negar lo que te estorba.
Me contó un trovador algo más manso
que la vida se paga. No se cobra.

sábado, 24 de abril de 2010

crece

Crece el jaguar en su cuna,
en laguna el yacaré.
Crece casi desde el pie
la danza para la luna.

Crece la mosca en la sopa,
crece el bardo en el café.
Crece y te quita la ropa
el que ayer fue tu bebé.

Crece la muerte cachonda,
cebándose con la vida;
hasta que le corte el mambo
la humanidad renacida.

Crece el blanco de tus ojos
por resaltar tus pupilas,
donde se mira la vida
cuando vos pensás en mí.

Y crece esta zamba, herida,
mortalmente herida y rota,
por el beso que en mi boca
depositó tu canción.

Más me crece el corazón
cuando recuerdo que fui
la musa desconocida
(por lo menos, para mí).

Pero mucho, mucho más
crece tu voz, la primera,
porque todo es primavera
y canta mi corazón.

Por más que jure que sí,
y aunque mintiera que no,
vos sabés a quién le di
el voto del que ganó.

domingo, 18 de abril de 2010

quién si no..."colresort"...

Amanece. Los pájaros del día
enredan utopías y esperanzas
en sus picos ardientes de mañana.
Me escapo por las ramas y me siento
junto a una pluma al viento que se escapa.
Me venden ilusiones las auroras.
Me matan pretensiones los ocasos.
Entre el Parnaso duro de roer
y el cadalso fiel de cada día
me quedo con la espuma y la alegría
de proseguir soñando con querer.
No hay punto, raya, coma ni virgule,
no hay hache, bache ni estación;
tampoco hay corazones en remate;
todo es caro, y cuesta, ¡y a pagarlo!
Por eso, y por más que me rebusque
en pensares complejos y a trasmano,
seguiré apostando al mismo sueño
de un señor que ha soñado tras mis ojos,
mostrándome un rincón de maravilla,
un Aleph donde no caben periferias,
una feria de risas, y una orquesta
que nos toca la misma sinfonía.
Por eso, y aunque vendan, y aunque cobren,
por eso, aunque el mercado muerda fiero,
yo me voy con el único, el primero,
el que no necesita fuegos de artificio,
ni bombos ni platillos ni plumeros,
que no quiere domarme, sino apenas
convencerme de que siga el mismo ritmo
de su canción, la primigenia,
la que acaricia mi oído a cada instante,
la que no grita nunca, que no insulta,
no castiga vigilias, ni arremete
feroz como una fiera malherida
a escarbar en el límite mi herida.
No...Noooooo...
Él susurra poemas, y mi oreja
me crece cual si fuera un continente,
y se embriaga de mieles, y se bebe
todo el sueño en el sueño más sublime.
No podría elegirlo. Si pudiera
huelga decir que no tendría otra opción.
Porque es, además, que en mi elección,
él eligió que yo lo eligiera.

viernes, 16 de abril de 2010

a quien corresponda

No me importa si me escapo.
No me importa si la cagan.
Yo ya vi que la manzana
se había podrido ayer.
Ser mujer no es una excusa;
ser mejor es otra historia.
Darle vueltas a la noria
no nos va a salvar del juez.
Encontrarse confundido
no es confundir el norte;
hay sures que, si me olvido,
dan la brújula al revés.
Perderse en la calesita
no es tarea pa'cualquiera:
quien se llevó la sortija
cayó de culo, después.
Y ya ves que, comenzando
a pasar hojas en limpio
me matan tus laberintos,
mas muero con sencillez.

miércoles, 14 de abril de 2010

por si las moscas

Esculpiendo sinrazones en las orillas del verbo,
me pierdo, si los encuentro; les gano, si los olvido.
Fue todo tan increíble, tan absurdo, delirante,
que lo que antes era vida fue después muerte licuada;
cansada de tomar pócimas que conducían a la nada
hecha recuadros y mitos, hecha sanata y bolazos,
se me dio por ver el mazo y pescar al comodín,
mientras me iba enterando de que había cartas intrusas;
intentaron convencerme con diez mil excusas vanas,
pero no me dio la gana de seguir oyendo cosas
que mentían mariposas y regalaban cuchillos.
Así es que, despuntando el vicio que más valoro,
el de escrachar a los toros y torear a las serpientes,
les bato: muestro los dientes cuando vienen a engañar,
y si no quieren ligar la mordedura fatal, váyanse,
avecitas negras, a graznar a otro corral.

martes, 13 de abril de 2010

lluvia

En esta tarde lluviosa, con Silvio como cortina, me da por vagar por bosques que relucen con las gotas. Veo caminos, caminitos, y hasta algunos laberintos; veo serpientes: las esquivo. Veo culebras, y las muerdo. Veo rojo el cielo, casi, a pesar de estar lloviendo, y vislumbro alguna luz que las gotas no han tapado.
Veo casitas, espejismos, y espejitos de colores; veo bichos muertos, amores desparramados al viento; veo peces suculentos de alguna laguna ajena.
Veo sonrisas y veo penas, veo otros desorientados, y de tanto ver tantísimo, no veo que estoy aquí, puerta de vidrio por medio, espiando ese goteo del cielo...en calle asfaltada, por donde pasa algún auto, mientras Silvio canta y canta...

domingo, 11 de abril de 2010

mi caricia de hoy

Estar...estar en el más acá del abrazo, viendo una vez más la más querida de las caras, sintiendo una vez más la más sentida de las pieles, más allá del tacto, más acá de los ojos...ojos, ojos, ojos...soy miope y , sin embargo, soy Argos en versión femenina: tengo cien ojos para verte, portento del silencio, mago de la palabra, Señor de mi feudo sin súbditos...
Decir te quiero parece redundante, de modo que, ahora mismo, cerraré los ojos y te hablaré sin palabras.

martes, 6 de abril de 2010

adivinen, si son guapos

Si me quedo, si te vas, si me escapo, si te esconden...Si los dos hacemos trampa para volver a caer el uno en brazos del otro, ¿qué más da a qué juguemos?
Si te quiero, si te espero, si te siento en mis latidos; si todo lo que no pido me lo das multiplicado; si te sueño, al despertar, la realidad me sorprende mucho más vívidamente que mis párpados cerrados.
Si te pido, si no quiero, si te rechazo y me enojo...venís, juntás los despojos de cada caricatura, de rechazo de bravura, de calenturas jodidas, y me engalanás la vida con mil flores recién hechas.
Si me aburro, si me canso, si me da miedo pensar, vos siempre, SIEMPRE estás, espantando mis fantasmas. ¿Con qué plumas, con qué alas, sobrevolar cada nido que fabricás por el mundo sólo por verme anidar?
Si te niego, si no miro, si miro para otro lado, sos todos los lados juntos de un cubo que es hexaedro que es poliedro a la enésima que es el círculo cuadrado; aunque quisiera olvidarte (¿querer? cuánta tontería!!!...), igualmente te vería en cada rendija, cuadro, mariposa, cola linda, canzonetas extranjeras...siempre, de cualquier manera, a toda hora, al segundo. Te amo tanto que es el mundo un ajedrez, truco, escoba, falta envido, y quien me roba... es un pirata cortés.
¡te quiero!!!!!!!!!!!!!!

lunes, 5 de abril de 2010

paseando con Andrés

Escucho a Calamaro,
meta gin-tonic helado,
la cadera de otra tipa
que le sirve de guantera...
Y hay un deseo que pide
siempre que pasa un tren.
Por aquí no pasa naides,
ni ningú, hasta ninguem.
Sólo tengo trenes viejos
enroscados al espejo
donde todo está muy quieto.
Me escabullo por el gheto
de la marginalia nuestra,
donde nada vale nada
pero nada es lo que cuesta.
Mientras, Andrés sube el tono
y me canta abiertamente
que me guarda la primera
bala de su cartuchera.
El paseo por tu radio, Andresito,
es agitado. Me merezco, me parece
un buen mercado de pulgas
donde cambiar garrapatas
por piojos de pura cepa.
Y si eso no alcanzare
(las cinco de la matina)
me compro tu carnaval
brasilero a la argentina,
donde la musa es la mina
que siempre es una sola,
aunque parezca serpientes
que se han mordido la cola...