Loading...

lunes, 31 de enero de 2011

Sabineando...con otras intenciones

"Gracias a ti he sabido que
la verdad
es solo un cabo suelto de
la mentira".
J. Sabina

Gracias a vos grazné paraules
en cada plaza,
y sorbí en silencio la soledad
que nunca pasa.
Gracias a vos perdí mil puntos
en el ranking
de mujeres deseadas cada primavera,
y en el parkimg
nunca estacionan autos
con mi foto pegada en la guantera.
Gracias a vos se me escaparon todos
los pájaros de marzo,
y destruí los cuarzos del gurú
que intentaba enseñarme la paciencia.
Se ve que vos (o tú)
conocés bien la ciencia
de abrumarme,
y es que todo mi arte queda trunco
cuando intento el de amarte.

jueves, 27 de enero de 2011

pequeño poema

Luces que no llegan,
amanecer tardío,
entre tus sueños
y los míos.
Promesas veloces,
cumplimiento lento,
para tu voz
de viento.
Gramo de azúcar,
beso fugaz,
yo llego y vos...
te vas.

martes, 25 de enero de 2011

Y todo pasa, y otro nuevo año, y novedades por todas partes, y estímulos varios...
A veces miro hacia atrás y, como decía un viejo libro de autoayuda, me río: tanto hacerme drama por nimiedades, y viene la vida y me arrolla con su fuerza, y me deja patas arriba, y de a poco empiezo a mirar la vida asombrada, como una nena en el primer día de su jardín de infantes...¡VIVA LA VIDA!

viernes, 21 de enero de 2011

a veces

Fatalmente puntual, la siega arremete contra cada brote desparejo, contra cada atisbo de concreción, contra cada intento deforme.
A veces me pregunto si ciertos vínculos no se parecen a la sociedad espartana, esa sociedad tan "justa" que eliminaba sin piedad a todo aquello que no se aproximara a su concepto de perfección.
Sí, a veces, como esta mañana, por ejemplo, me pregunto si ser "diferente" será un estigma que habré de cargar por todos los bares de todas las ciudades del mundo que visite, y si me encontrarán allí, siempre, brutalmente sola, como hasta ahora.
A veces, como ésta, me pregunto cuándo terminaré de pagar el costo de hacer las cosas a mi manera, de tener mi propia brújula, de conocer, yo y solo yo, mis tiempos y mis mecanismos.
A veces me pregunto, finalmente, si esos chispazos de hálito gregario que inundan mi interior solo de a ratos, se transformarán, algún día de un año que ignoro, en la realidad de un montón de abrazos.

jueves, 20 de enero de 2011

Agus...

La bebé que dio sus primeros pasos en casa, la que festejó su primer cumpleaños en el patio, la que dijo papá a los seis meses, sí, esa misma, es ahora una mujer de 19 que se va a seguir a su corazón aventurero a Europa, el martes.
Que te sonrían los duendes de los viajes, amor mío, y que vuelvas con los ojos y el alma llenos de maravillas!

jueves, 13 de enero de 2011

a medida que pasan los días

A veces entramos en un período de muchos cuestionamientos; nada nos viene bien; la autocrítica se ejerce con una ferocidad demoledora.
Es entonces cuando no tenemos mejor idea que renegar de la compañía ajena, para que, cuando nos quedamos solos, comprobemos que la que más nos molesta...es la propia.
En etapas así, parece que no hubiera remedio para la mala onda que solemos acumular.
La fórmula es muy vieja, y muy sencilla: recurrir a la naturaleza.
En verano, nada mejor que tirarse al sol, y si esto nos abruma, darse un buen chapuzón antes.
Dejar que los rayos infinitos y abrasadores nos sequen la piel, lentamente, mientras vaciamos la cabeza de ideas parásito.
En eso estoy.

lunes, 10 de enero de 2011

hoy

Todavía no amanece. O sí: está asomando la primera luz.
Un color tornasol tiñe el paisaje. La combie del vecino se ve rosada.
En la radio, los acordes de la música del programa de Magdalena empiezan a sonar. Enseguida, el locutor anuncia el programa.
Frente a mí, una carita simpática de nena, y su panza que parece unn globo terráqueo, me miran desde la tarjeta de madera de la comunión de Agus, ya lejana. Por arriba, la camarita, que no uso nunca.
A mi derecha, tras fotos panorámicas del Nano.
Y alrededor de mis huesos, una sensación dedesazón y cansancio, de fin de etapa, de ciclos que se cierran.

miércoles, 5 de enero de 2011

hoy

Sentir el viento fresco en la cara.
Tomar un té en una mesa en la calle.
Jugar con la inteligencia haciéndose tests varios.
Tomar kilolitros de agua...ah, el agua, esa bendición!
Leer una nota sobre vivir el momento presente que no tiene desperdicio.
En suma: disfrutar de la vida.